Sensores lineales o de empuje.

La captura de la imagen es un proceso continuo y totalmente electrónico, que se realiza mediante una serie de sensores lineales de estado sólido alineados entre ellos en posición perpendicular al avance del sensor. La geometría de la imagen es cilindro-cónica, también conocida con el nombre de perspectiva lineal, y se caracteriza porque cada línea de la imagen resultante precisa sus propios parámetros de orientación externa (POE), ajustándose a una proyección central. La sensibilidad espectral de estos sensores oscila entre 0.4 mm y 1 mm, por tanto abarcan el espectro electromagnético visible e infrarrojo cercano. Leer mas>>>